Restaurar la identidad femenina, el objetivo del libro «Segura yplena», de Kristy Motta:

La cantante, pastora y escritora guatemalteca, Kristy Motta, vierte su conocimiento y experiencia acerca del alma femenina en las páginas de su libro, «Segura y plena», publicado por Editorial Vida, a través del cual explica cómo las mujeres son víctimas de creencias o mentiras que atacan su identidad y cómo pueden ellas restaurarla, protegiendo así el propósito por el que cada una fue creada.

La mujer, de acuerdo a Kristy Motta, debe entender el papel que tiene Dios tanto en la construcción de su identidad —lo que ella denomina identidad eterna— como en la reconstrucción de su autoestima, saboteada por el pecado, por las heridas infligidas por otros y por la tendencia a creer que por ella misma puede emprender el regreso al punto original de partida, que es el diseño original del Creador para la mujer. Marca la diferencia entre esta «identidad eterna» y la «identidad temporal» y la necesidad de sanar esta última a través de la primera.

Con una especial sensibilidad aborda asuntos como las emociones y las necesidades más profundas del corazón femenino, deteniéndose a explorar preguntas como «¿Qué significa ser mujeres a la manera de Dios?». Explora el papel de la paternidad en la formación de la identidad, así como la influencia que sobre este proceso ejercen la madre, los pares y el sexo opuesto. Reflexiona acerca de las «seis etapas del viaje femenino», describiendo cada una cuidadosamente y ayudando a sus lectoras a descubrir cuales son las principales necesidades y preguntas que enfrentan en cada una de estas fases. Propone un proceso de sanidad al que denomina R.E.P.A.R.A., el cual describe como «una guía práctica que muestra los pasos para invitar a Jesús a hacer una obra milagrosa a través de tu voluntad y tu toma de decisiones, de modo que puedas cumplir con el diseño que ideó el que te creó».
4_w400_h596_s1_pr15_pcffffff
km

Motta revisa episodios narrados en las Escrituras acerca de los encuentros específicos de varias mujeres con Dios, y la manera en que Jesús, el varón perfecto, se relacionó con la feminidad. Al repasar desde una óptica sorprendente las historias de Agar, la mujer con el flujo de sangre, la viuda de Naín, Martha y María (hermanas de Lázaro), y la propia madre de Jesús, entre otras, muestra cómo Dios ama, defiende y respeta la identidad femenina que él mismo diseñó, y se le revela a sí mismo como el Salvador para cada uno de los aspectos de su vida.

La meta es vivir con una identidad reconstruida y fincada bajo la cobertura de Dios, desde la que la mujer es libre para ser vulnerable y mostrar sus debilidades, suficientemente segura de quién es en Cristo como para cumplir el propósito de promoverlo a él y no a sí misma.

Cada capítulo finaliza con un espacio que la autora  ha destinado para que sus lectoras hagan una pausa y puedan respirar, reflexionar y escribir sus pensamientos sobre los temas expuestos.

«Todas necesitamos construir nuestra identidad, para lo cual requerimos  un fundamento sólido que permanezca y sea siempre el mismo. Lo único que reúne esas características es el corazón de Dios», afirma Kristy Motta.  «Nuestra lucha arranca a muy temprana edad, al tratar de cumplir las expectativas puestas por nuestro entorno, empujándonos a una carrera sin metas verdaderas. Mientras el enemigo nos mantenga ignorantes en cuanto al origen de nuestra identidad verdadera, permaneceremos agotadas, afanadas y ocupadas tratando de perseguir nuestro valor y nuestra seguridad por medio de todo aquello temporal y superfluo. En la soberanía divina, es parte del plan que todo ese desorden y ese vacío nos regresen a Él».

4_w300_h127_s1
Share on Google Plus

Julio Calo

0 comentarios:

Publicar un comentario