El blog de Álvaro: EL PEOR DÍA DE MI VIDA


Hace tiempo publique un post llamado “No quiero nada con Dios”. En él cuento lo que para mí fue el peor día de mi vida, el día que mi mi madre falleció.

Oraba todos los días para que ella sanara, tenía confianza en que Dios haría un milagro, pero un día sin avisar se fue. Frustrado con un dolor en la garganta, incluso hasta decepcionado; había perdido mi esperanza y quería abandonar la barca.


“Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo” Juan 16:33 NVI-E

Yo siempre trato de vivir esperando lo mejor, pero la verdad es que nunca sabemos cuál será nuestro peor día o cuando será  ¿Por qué te digo todo eso? Porque la vida cristiana no es un cuento de hadas. No puedo ofrecerte una vida libre de problemas y si te volviste cristiano por esa razón, déjame decirte que le hiciste por la razón equivocada.

El mismo Jesús pasó momentos difíciles, recuerda que él fue humano como vos y yo. El momento más duro fue la muerte de cruz, la tortura más dolorosa de aquella época. Teniendo el poder para librarse, pudiendo solo tronar los dedos para que ángeles bajaran a ayudarlo ¡no cedió! Caminó con pasos firmes hacia su propósito. Mantuvo la mirada puesta en Dios, y eso le ayudo hasta el final.

Esta vida está y estará llena de situaciones que parecen imposibles de superar, pero debemos mantener nuestra mirada puesta en Dios, y en el propósito que él tiene para nuestra vida. Debemos hacer oídos sordos a las voces que nos quieren hacer tomar la salida “fácil”. 

A Jesús también le llegaron esas voces; cuando le contó a sus discípulos todo el sufrimiento que debería pasar, Pedro le dijo que él no podía pasar por todo eso, que era el hijo de Dios y que no se lo permitiría. A lo que El contesto: -Aléjate de mí Satanás. Si, así de bonito le dijo.

La salida correcta siempre será seguir avanzando y cruzar ese mar rojo que esta frente a ti. Al cruzarlo, de seguro más adelante te esperaran las murallas de Jericó, pero confía, que aunque pasemos por valle de sombra o de muerte, Dios estará con nosotros.

Álvaro Trigueros
Share on Google Plus

Noticias Del Reino

0 comentarios:

Publicar un comentario